jueves, 8 de julio de 2010

Columna: Nada es verdad, nada es mentira...

Realidad vs. Futbol

Por Miroslava Callejas


Comenzamos una época de fiesta para muchos y de enajenación para otros: El mundial de futbol, evento que tendrá una duración de un mes aproximadamente, en el cual, como siempre, nuestra selección ha de tener una “destacada” participación, sin embargo conforme avanza este acontecimiento, que solo ocurre cada cuatro años como las elecciones en Venezuela, Colombia o Bolivia (que esto a nadie le importa); ocasiona el alejamiento de la realidad, de nuestra realidad.
Pues a la par de los acontecimientos del mundial, en nuestro país se viven otros muchos instantes, un ejemplo de esto es el partido inaugural, en el cual el tricolor empató con el país anfitrión uno a uno, mientras tanto que en México uno de los jinetes de la apocalipsis se acomodaba y provocaba estragos profundos, causando el día más sanguinario del sexenio con una baja de 77 muertos en todo lo ancho del país.
Ahhh y dice Calderón que no nos preocupemos, que todo es lindo y de color rosa, que todo es pasajero y la lucha contra el narco se tiene más que ganada, es más si México gana el mundial será una buena “ayudada”, pues tal vez el crimen organizado se calme y se rinda, quizá ese amargo empate lo hizo enojar y ocasionó ese “viernes negro”.
Al día siguiente se comienza el pitazo de inicio de los demás partidos a la par que el gobierno pita otro gasolinazo, el sexto en lo que va del año, aumentando un 6.2 por ciento el costo de la gasolina, pero nadie se da cuenta, la euforia del futbol sigue y seguirá por un mes entero.
A la semana siguiente del comienzo del mundial, con otro partido de la selección en puerta, se anuncia que no se procesarán a funcionarios por el caso del guardería ABC en Hermosillo, demostrando una vez más que México tal vez no podrá liderar el grupo del mundial, pero si liderará otro mucho más importante: el de la impunidad.
Y finalmente y después del inminente triunfo de la selección ante Francia, México da a conocer dos pérdidas irreparables: José Saramago y El maestro Carlos Monsiváis. Uno entre los grandes se fue, pérdida que ni con la copa del mundo para México podrá solventar. Se dio un emotivo homenaje a nuestro cronista Monsi, él fue el único motivo por el cual los medios de comunicación olvidaron por un instante el mundial y viraron a ver a alguien que vio crecer a nuestra nación.
Sin embargo, el mundial seguirá todo un mes con toda aquella mercadotecnia que lo rodea y con toda aquella enajenación de la cual se alimenta, pero los problemas de México seguirán ahí resguardándose y los jinetes apocalípticos seguirán haciendo de las suyas, mientras todos vemos el futbol, solo veremos pasar las cosas sin decir porque o como pasó……….
Todo esto se puede resumir en una simple frase: “Tan cerca del futbol… pero tan lejos de nuestra propia realidad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada